El Pabellón del Descanso es tangible

A punto de entrar al Pabellón del Descanso, recuerdo mi lecturas hospitalarias en donde la belleza y el glamour también se conciben de forma literaria

El Pabellón del Descanso de Amparo Dávila

(Fragmento)

Angelina quedó encamada en el cuarto 253, un sábado 20 de julio. El cuarto era agradable, tenía buena temperatura, bastante luz y vista al jardín. Ella llevó solamente su radio portátil y unos cuantos libros. Y qué maravilloso fue permanecer todo el día en una cama tibia, amable, sin tener que hacer aquellos tremendos esfuerzos para levantarse diariamente, ir al trabajo, al supermercado, correr de un lado a otro y atender a todos los caprichos y necesidades de la tía Carlota. Poder estar en silencio, pensando, sin oír gritos ni lamentaciones: “es tan triste la vida cuando se está vieja y enferma, todo el mundo se cansa de uno, nadie se preocupa por mí, soy un estorbo, ya no sirvo para nada…” Poder contemplar el cielo desde su cama, los árboles del jardín, ver pasar las nubes, los pájaros; oír los programas de Radio Universidad, aquella música celestial que llenaba su espíritu de una paz infinita. Qué cierto era eso de que no hay mal que por no bien no venga. Qué dulce bienestar la invadía, una tranquilidad nunca soñada.

(…)

Casi al fondo del jardín había un pabellón más pequeño y separado de los demás, en donde no se advertía ningún movimiento y a donde nadie entraba ni salía. Esto atrajo la atención, más bien la curiosidad de Angelina, y cuantas veces pasaba por allí o estaba cerca en su carrito, se dedicaba a observar atentamente algún indicio de vida. Un día le pregunté a la enfermera por que estaba tan solo ese pabellón.

—Es el Pabellón del Descanso —contestó Esperanza.

—¿El Pabellón del Descanso? Y ¿qué es eso?

—Es adonde traen a los que se mueren. Inmediatamente que ocurre una defunción se los traen a toda prisa, antes de que los demás enfermos se den cuenta y se pongan nerviosos….*

*“El Pabellón del Descanso” en Cuentos reunidos de Amparo Dávila. México: FCE.

9786071600530

Deja un comentario

Archivado bajo 2016, Libros, Literatura, Uncategorized

Un fenómeno de masas

Más que un fenómeno de masas, resulta un anclaje al dispositivo móvil, “una extensión de la libido”, según Paul Preciado. Estamos deviniendo en gigantísimos organismos virtuales El smarthphone nos conecta con realidades chairas y superfluas que piden a gritos un like, un corazón, un hombre o mujer; hoy una criatura virtual que nos habla en inglés o el idioma regional que transitemos.
El tamagochi se quedó corto en su intento de amarnos virtualmente; hoy por hoy Pokémon Go, Grinder, Instagram, Twiter, etc., nos ofrecen una satisfacción de reconocimiento virtual que nos conecta con otros. ¿Cuánto durará? hasta que se se agoté la pila o hasta que se esfume el crédito en el dispositivo. Por fortuna, existen las pilas extras y el financiamiento en la red de datos.
Captura de pantalla 2016-07-16 a la(s) 11.11.28
Foto: El País.

Deja un comentario

Archivado bajo 2016, Queer, Uncategorized

El conejo que soñaba con hipopótamos

Agradezco a los muchachotes de RobotPopCorp por publicar mi reseña escondida de Fiesta en la madriguera de Juan Pablo Villalobos.

Tochtli un niño mimado que quiere unos hipopótamos enanos de Liberia, ja. ¡Qué diva!

A leer. Reseña aquí.2c92c3a07cae0f44da1c7a677526b7b77797b7e9

 

Deja un comentario

Archivado bajo 2016, arrobaMaikAdvance, Literatura, Uncategorized

Aquí el docente del Taller de Expresión oral y escrita

En noticias locales:

Regresaré a mi casa de estudios, la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, plantel Cuautepec. Impartiré el Taller de Expresión Oral y Escrita a los estudiantes de nuevo ingreso.

Con esfuerzo, trabajo y determinación todo se puede. Por ejemplo, obtener la oposición del concurso que sale de manera PÚBLICA en mi casa de estudios, para impartir éste y otros cursos. De nueva cuenta atormentaré a los estudiantes con aquello tan terrorífico y espantoso que es la lectura y escritura, buuuu.

Con mucho gusto y alegría, acepto el reto. A seguir construyendo.

logo15solonegro.jpg

Deja un comentario

Archivado bajo 2016, Cuento, Literatura, Michael Yahve Pineda Moreno, UACM

La ignorancia mexicana

Independientemente del meme que refiere la ignorancia del señor presiente, también es síntoma de cierto porcentaje de la población mexicana que no tiene tradición lectora ni literaria. No conocen a Paz, Rulfo, Garro, Azuela, Fuentes o Arreola, por decir lo menos.

La sociedad mexicana en su mayoría, prefiere ver/practicar el fútbol, invertir millonadas en la fiesta de presentación del chamaco (a) para sus 3 o 15 primaveras y/o emborracharse cada fin de semana en compañía del compadre y comadre. Literatura, ¿para qué? ¡Qué flojera leer! Bueno, la televisión nos ha enseñado que “20 minutos al día” no hacen daño. La memoria, bien gracias. Paseándose en la casa de Asterión…

13592806_1136849373023420_6891527008220761435_n

Deja un comentario

Archivado bajo 2016, Literatura, Michael Yahve Pineda Moreno, Uncategorized

Sincronización vikinga

No soy muy partidario de ser aficionado al fútbol nacional. Mucho menos al amor por la playera del mismo, y ni que decir de la decepción nacional: El Tri. Sin embargo, es ameno ver este tipo de reconocimientos por parte de la afición hacia su equipo; que sí, lucho y puso todo de si en su participación en la justa.

Monsi en la crónica “Vámonos al Ángel”, rescata ese feeling sobre el triunfo del Tri allá en 1994 (Copa USA) pero los co-nacionales de aquella crónica nada que ver con algo parecido a la afición de Islandia. Al contrario, en la misma, ultrajan y manosean a una chica al grado de desnudarla, que según ellos, ella los provocó… por ello, casi sucede una violación multitudinaria, así como los juniors en Veracruz… al final de la cronica el: “Somos unos cabrones” y el grito de: “CULEEEEEROS / CUU-LEEEE-ROS”, No se hizo esperar, claro, es más fácil el grito bestial que la hermosa sincronización vikinga. ‪#‎PasiónPorLaSelección‬… ajá!

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo 2016, arrobaMaikAdvance, Uncategorized

Está bien… los maricas

Para los amiguitos que me dice: “A mí no me representan; yo rezo por ellos; yo no voy a hacer ridiculeces; siempre es lo mismo; que hueva; a mí no me deben nada”, no hacer nada ni tomar postura es respetable: está bien… Pero está bien; en este mundo todo está bien: el hambre, la sequía, las moscas, el apartheid, la guerra santa (contra los maestros), el Sida, mientras no se nos toque a Él…  Habrá que pensar y repensar su devenir como individuos maricas en este mundo y ciudad que les permite las libertades del clóset, del grinder, de la varonilidad, del amaneramiento y de la ornamentación que no les permite sumarse a la protesta. Está bien…

El escándalo

En las largas tardes del verano, ya regadas las puertas, ya pasado el vendedor de jazmines, aparecían ellos, solos a veces, emparejados casi siempre. Iban vestidos con blanca chaqueta almidonada, ceñido pantalón negro de alpaca, zapatos rechinantes como el cantar de un grillo, y en la cabeza una gorrilla ladeada, que dejaba escapar algún rizo negro o rubio. Se contoneaban con gracia felina, ufanos de algo que sólo ellos conocían, pareciendo guardarlo secreto, aunque el placer que en ese secreto hallaban desbordaba a pesar de ellos sobre las gentes.

     Un coro de gritos en falsete, el ladrar de algún perro, anunciaba su paso, aun antes de que hubieran doblado la esquina. Al fin surgían, risueños y casi envanecidos del cortejo que les seguía insultándoles con motes indecorosos. Con dignidad de alto personaje en destierro, apenas si se volvían al séquito blasfemo para lanzar tal pulla ingeniosa. Mas como si no quisieran decepcionar a las gentes en lo que éstas esperaban de ellos, se contoneaban más exageradamente, ciñendo aún más la chaqueta a su talle cimbreante, con lo cual redoblaban las risotadas y la chacota del coro.

     Alguna vez levantaban la mirada a un balcón, donde los curiosos se asomaban al ruido, y había en sus descarados ojos juveniles una burla mayor, un desprecio más real que en quienes con morbosa curiosidad les iban persiguiendo. AL fin se perdían al otro extremo de la calle.

Eran unos seres misteriosos a quienes llamaban “los maricas”.

Luis Cernuda en Ocnos

Luis-Cernuda-e1347442275803

Deja un comentario

Archivado bajo 2016, Kitsch, Luis Cernuda, Michael Yahve Pineda Moreno, Uncategorized

Orlando y las alas del amor

El #TodosSomosOrlando circula por las redes sociales, también #PrayForOrlando y #LoveIsLove se suman a los reciente hechos terroristas: “El más cruel atentado que haya sufrido U.S.A., posterior a los actos del 11-S”, otros dicen: “Hubieran sido 100…”. Lo que es cierto, es que vivimos en un mundo donde ciertos humanoides siguen discriminando, extorsionando y dinamitando al otro que se MUESTRA o EXHIBE diferente, sea cual sea la condición, orientación o posición.

Devenimos en un mundo irracional y complejo, tan complicado como aquello que anhelamos e intentamos definir como amor. En éste suceden atrocidades como las de Orlando; estamos en un campo de guerra, en una época sombría en la que cualquiera que quiera emprender la tarea de rendirle culto a una bandera sea religiosa, política o moral se sienta con el derecho de PODER acribillar al otro. Por ello, me sumo al duelo de los acaecidos y los familiares que han perdido a lo largo de la lucha a su familiar debido a mostrarse diferente, sobre todo si a ese ser querido lo intentaron acribillar o dinamitar, justo como alguna vez me sucedió.

Ckw42ufUYAAz8Hu

Los cuerpos y la sangre derramada son motivo de seguir en la lucha y portar con dignidad y coraje el amor que sí, se atreve a decir su nombre y EXHIBIRLO sea como sea y en el lugar que sea. Ese amor que se posa sobre un cuerpo que es como flor y sus manos se vuelven las alas del amor. Así como en su momento lo hizo Orlando: “Pues el Amor, al que podemos volver ahora, tiene dos caras: una blanca, otra negra; dos cuerpos: uno liso, otro peludo. Tiene dos manos, dos pies, dos colas, dos, en verdad, de cada miembro y cada uno es el reverso exacto del otro. Sin embargo están ligados tan estrechamente, que es imposible separarlos. En este caso, el amor de Orlando emprendió su vuelo hacia él con su cara blanca descubierto y su liso y adorable cuerpo a la vista. Más y más se acercó, en ráfagas de pura delicia. De pronto (…) giro en el aire, exhibió su otra cara, se mostró negro, velludo, brutal; y fue el buitre Lujuria, no el Ave del Paraíso, Amor, el que aleteó asqueroso en sus hombros. Por eso huyó…”

Woolf, Virginia. Orlando. 1928

orlando

Deja un comentario

Archivado bajo 2016, Literatura, Literatura latinoamericana, Uncategorized

De manita sudada

En un intento por vender más y más pasta dental, la empresa del dentífrico más famoso se sube al tren del meme con propaganda “Gay friendly”, para apoyar los recientes aciertos que se han logrado en la comunidad LGBTTTTI y consecuentes. Sencillo y concreto, la propaganda muestra una joven pareja de novios (aparentemente profesionistas) que comenzaran una vida ―familiar― juntos. La empresa, obviamente, no se quiso arriesgar y elaboro un spot muy discreto, justo como las relaciones de “Manita sudada” que sucedían en los tiempos de la educación básica ―Claro, en los noventa―, eso ya nadie se lo cree.

En fin, sigamos sonriendo por el color del arco iris, empero, en esta ocasión es blanco: ¡Obvio! Como decía mi querida mapuche lemebela, el orgullo gay es blanco, de finos exquisitos, va al Stonewall mexicano y que se independiza para coger a pata suelta.

Sonrisa blanca. La sonrisa Colgate, es sonrisa sudada.

cplgate

Para ver el video, pinchar aquí

Deja un comentario

Archivado bajo 2016, arrobaMaikAdvance, Uncategorized

Lágrimas de oro o las escrituras torcidas no te entran

Sip, el raro, el espirituflaco, el manita caida, el torcido, el soplanucas, el muerdealmohadas, el voz flácida, el de dudosos gustos, y demás adjetivos que osan gritar su injuria, ha sido pisado y escupido por el conservadurismo y tradicionalismo académico que impera en el Necroestado de las instituciones que no permiten hablar de la ornamenta, la pluma y el rímel que se construye en las cuerpas travesti, en los cuerpos ciborg o cyborg -del anglosajón, Darling-, de la literatura.

Las escrituras torcidas no entran en la academia. No entran ni con baba, ni con aceite dorado, oh sí, oh sí, dorado como una GoldenShower que ilumina este barranco barroso que sólo acepta, latinlovers de piedras blancas, piedras anfetamínicas, piedras de sol en decadencia que intentan hablar inglés pero que no lo sienten. Sólo repiten la propaganda gringa, la rima y la métrica: ABBA, ABBA de Dancig Queer, y CDC CDC que no permitió ramplear con AC/DC, no lo dejaron venir a la fiesta y la explosión neobarrosa de los cadáveres ay, siguieron cayendo… y cayendo… y callejeando, y trabajando la cuerpa, ¡posoye! Este iPhone y está vida puterirl de bohemio performancero venido a menos no se pagan solas, y los centavos ya no alcanzan para otras zapatillas doradas o de cuero, sólo le quedan estas lágrimas de oro que resbalan por el hoyo, mientras Manu le canta al oído:

Tú no tienes la culpa mi amor
que el mundo sea tan feo
tú no tienes la culpa mi amo
de tanto tiroteo
vas por la calle llorando
lágrimas de oro
vas por la calle brotando
lágrimas de oro
tú no tienes la culpa mi amor
de tanto cachondeo
tú no tienes la culpa mi amor
vámonos de jaleo
ahí por la calle llorando
lágrimas de oro
ahí por la calle brotando
lágrimas de oro
llegó el cancodrilo y super chango
y toda la vaina de maracaibo
en este mundo hay mucha confusión
suenan los tambores de la rebelión
suena mi pueblo suena la razón
suena el guaguancon
tú no tienes la culpa mi amor
lágrimas de oro…

Agradezco a Ana Matías Rendón, Helder Díaz y de paso a Nadia Vázquez por tan bello meme.

13394166_1223322774374981_3689012907479240844_n

Deja un comentario

Archivado bajo 2016, arrobaMaikAdvance, Diversidad sexogénerica, Escritores, Género, Kitsch, Literatura, Maestría, Michael Yahve Pineda Moreno, Performnace, Poesía, Posgrado, Uncategorized